Todo lo que debes saber para entender cualquier instrumento de ayuda
Sector TIC de Andalucía

Todo lo que debes saber para entender cualquier instrumento de ayuda

Nuestro buscador de ayudas tiene muchas opciones para delimitar y ayudar en tu búsqueda de instrumentos de ayudas públicas. Algunas definiciones te pueden parecer más obvias que otras, pero todas las opciones están relacionadas con las condiciones de presentación y recepción de las ayudas. En este post os explicamos todos estos condicionantes que os encontraréis en la descripción de cualquier instrumento de ayuda.

Relación temporal

Convocatoria abierta/cerrada: se utilizar para indicar si se aceptan en el momento de la lectura nuevas solicitudes o por el contrario, el plazo ya ha terminado y la convocatoria está cerrada. Hay convocatorias que están “siempre abiertas” las cuales no tienen fecha límite de presentación.

Efecto incentivador: una ayuda tiene efecto incentivador cuando ésta proporciona al proyecto o inversión una mayor dimensión de la que tendría sin ayuda, o directamente el proyecto no se realizaría si no fuera por la ayuda a recibir. Dicho de otro modo, las ayudas no están enfocadas a servir de soporte a acciones rutinarias de las empresas o que vayan a suceder independientemente de la ayuda.

De forma tangible el efecto incentivador tiene una consecuencia temporal, quedando prohibido haber iniciado el proyecto o inversión antes de la presentación de la solicitud o de la concesión de la ayuda, dependiendo de cada convocatoria concreta. Por lo tanto, vigila el efecto incentivador de tu solicitud, ya que incumplir esta cláusula invalidará directamente cualquier solicitud.

Ámbito de la ayuda

Ámbito regional / nacional / Europeo: Normalmente la índole del órgano gestor de la ayuda da una pista sobre que regiones son elegibles para un instrumento de ayuda. Sin embargo, debes revisar siempre las regiones que son elegibles y en qué condiciones. Algunas ayudas europeas como Interreg tienen programas específicos en el que solo son elegibles regiones que cumplan cierta condición. Por ejemplo en el programa MED solo son elegibles ciertas regiones que están bañadas por el Mediterráneo y cercanas; sin embargo en el programa 2SEAS solo participan regiones bañadas por el mar de Norte y el Canal de la Mancha.

Tipos de empresas

Condición de Pyme: Algunas ayudas están limitadas o diferenciadas en sus requisitos según se tenga o no la condición de PYME o SME de sus siglas en inglés. Entre las pymes se puede hacer también la distinción de microempresa, pequeña y mediana empresa.  Una pyme es aquella empresa que tiene menos de 250 trabajadores y cuyo volumen de negocios anual no excede los 50 millones euros o su balance general anual no supera los 43 millones. Si no supera estas cifras en dos años seguidos, tendrá la condición de PYME. Sin embargo, para que la foto de una empresa sea más real, se tiene en cuenta su vinculación con otras empresas en este cálculo.

Empresa autónoma: Es la categoría más frecuente. Se trata de una empresa totalmente independiente, ni tiene participaciones en otras empresas ni es participada por ninguna empresa ni directa ni indirectamente a través de un socio de la misma. En caso de contar con alguna de estas participaciones, esta no debe superar el 25%.

Empresa asociada: Son asociadas si poseen una participación igual o superior al 25% del capital o los derechos de voto de la otra empresa o si la primera empresa posee una participación igual o superior al 25% en ella. Además, no debe estar directamente vinculada a otra tercera empresa.

Empresa vinculada: Son vinculadas si una de ellas posee más del 25% del capital de la otra. En este caso, para calcular la condición de pyme se sumarían los empleados y el volumen de negocio de ambas entidades.

Empresa de nueva creación: o startup se distingue de las empresas consolidadas en que o bien aún no han sido formalizadas, o han sido creadas recientemente. Dependiendo de la convocatoria concreta, en la denominación se incluyen más o menos características entre las siguientes: no han repartido dividendos, no están cotizadas, no generan beneficios (aún no han llegado al umbral de la rentabilidad), no deben ser el resultado de una operación societaria contemplada en la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles, no tienen más de 3-5 años de vida.

Tipos de ayudas

Préstamo: La cantidad solicitada en la ayuda se te facilitará normalmente en un único pago, teniendo que devolver la cantidad prestada en varios plazos. La clave para que resulten atractivas estas ayudas es la concesión de los préstamos en condiciones atractivas, con un periodo de carencia y un interés bajo o directamente cero.

Carencia: es el periodo de tiempo entre que se presta el dinero y el momento en el que tienes que empezar a devolverlo. En un préstamo normal este periodo es cero, sin embargo en diversos instrumentos de ayuda el periodo de carencia es de dos o tres años respecto al centro de gravedad del proyecto/inversión para el cual se ha pedido la ayuda, siendo una ventaja evidente para el solicitante.

Amortización: respecto a una deuda, es el proceso financiero mediante el cual se extingue, gradualmente, una deuda por medio de pagos periódicos, que pueden ser iguales o diferentes, lo que vulgarmente es una cuota o mensualidad. Normalmente estas amortizaciones son lineales, dividiéndose la deuda total en pagos iguales.

Aval: es un compromiso unilateral de pago, generalmente solidario, en favor de un tercero, que recibirá la prestación en caso de no cumplir el avalado. De forma más coloquial, las entidades gestoras de ayudas suelen solicitar un aval al beneficiario de la ayuda para asegurar el reingreso del préstamo o la ayuda completa. Dependiendo del instrumento, este aval puede variar desde nada, (no lo requieran) al 100% de la cantidad de la ayuda. Este porcentaje puede depender del estado financiero del beneficiario y del riesgo de la no devolución del préstamo.

Subvención: ayuda a fondo perdido, o lo que es lo mismo, no se exige su devolución siempre y cuando se justifique el destino final de los fondos.

Ayuda mixta: Las ayudas mixtas consisten en una combinación de préstamo y subvención, también conocido como préstamo con tramo reembolsable (TR) y tramo no reembolsable (TNR) respectivamente. Su funcionamiento es similar a un préstamo normal, en el cual las últimas cuotas no se tienen que devolver, lo cual sería el tramo no reembolsable. Se mide en porcentaje respecto del total del préstamo.

Consejo: En ayudas donde no se cubre el 100% de la actuación, no se facilita a priori a cuánto asciende el TNR, por lo que hay que calcularlo.

Ejemplo: Ayuda al 75% de actuación con un TNR al 10%. Si la actuación son 100k€, La ayuda es de 75k€, de la cual 67,5k€ es el TR y 7,5k€ es el TNR.

Prestación de servicios: es una ayuda en especie, esto significa que el beneficiario no recibe ninguna suma de dinero, sino que el gestor de la ayuda contrata directamente al proveedor del servicio para el que se requería la ayuda. El beneficiario recibe el servicio sin realizar ningún intercambio monetario. En algunos casos estas ayudas vienen asociada a una cofinanciación, en la cual el beneficiario paga una cantidad de dinero al gestor de la ayuda para recibir el servicio, un porcentaje del total de la actuación. La cofinanciación es un concepto similar a ayudas que no cubren el 100% de la actuación, en la que el beneficiario tiene que poner de sus fondos propios parte de la actuación para cubrir los gastos.

Participación en capital: Este tipo de ayuda sirve para capitalizar la empresa. El dinero recibido sirve para realizar una ampliación del capital social de la empresa, emitiendo nuevas acciones. Suelen tener una prima de emisión alta para que la ayuda sea efectiva.

Prima de emisión es el sobreprecio a pagar por una acción en relación con su valor nominal o teórico. El objetivo esencial de esta prima es proteger a los antiguos accionistas frente a los nuevos que entran en un negocio que ya está en funcionamiento, donde ya se han realizado las inversiones más importantes, que tiene una cartera de clientes, etc.

Préstamo participativo: Un caso particular de ampliación de capital, son los Préstamos Participativos o Préstamos Convertibles. Nacen por el art. 20 del RD 7/96 de medidas urgentes de carácter fiscal y liberalización de la actividad económica. Son a interés variable, y ese interés se fija en función de indicadores de actividad económica de la empresa prestataria. Son deuda subordinada, es decir, en caso de concurso son los últimos en cobrar antes de los propios accionistas. Esto permite una mayor posibilidad de recurrir a otras fuentes de financiación a posteriori.

Bonificación y Deducción. Estas dos ayudas comparten fórmula. No hay una entrada de fondos en el beneficiario, sino que éste disfruta de un descuento al pagar la Seguridad Social de sus trabajadores y del Impuesto de Sociedades respectivamente. Por lo tanto es una fórmula en la que las empresas reducen sus gastos corrientes.

Otros conceptos

Anticipo: En general, los beneficiarios reciben las ayudas a posteriori, una vez hayan justificado las actuaciones a realizar en el proyecto o inversión, o en el caso de proyectos de larga duración, se justifica y se ingresa la ayuda de hito en hito. Sin embargo, algunos instrumentos tienen fórmulas para recibir un anticipo de la ayuda al comienzo del proyecto, para el cual puede solicitar o no avales extra. Los anticipos suelen rondar el 25% del montante de la ayuda.

Régimen de minimis: son ayudas de bajo importe que suelen tener una tramitación ágil y sencilla para las empresas. Para asegurar que no se altera la libre competencia en el entorno comunitario, de forma general estas ayudas están restringidas a 200.000€ por entidad durante un periodo de 3 años fiscales. Por tanto, las ayudas “de minimis” son aquéllas concedidas por los Estados miembros de la Unión Europea a empresas por un importe inferior a 200.000 €, cuyos efectos sobre la competencia son limitados y, por ello, no existe la obligación de comunicar a la Comisión Europea con carácter previo a su concesión. Por lo tanto, hay que vigilar qué ayudas concedidas están sujetas al régimen de minimis y las cantidades que se han recibido en los últimos tres años para no superar el máximo permitido por la Unión Europea.

Contabilidad separada: este requisito tan común no implica llevar dos contabilidades en tu empresa. Contabilidad separada consiste en la identificación clara en la contabilidad de la empresa de los gastos de la actuación subvencionada. La mayoría del software de contabilidad ofrece la posibilidad de codificar cada asiento contable con un código específico, o imputar solo un porcentaje de este. De igual forma, trabajar con subcuentas específicas para la actuación subvencionada como sistema de clasificación sería suficiente para justificar la contabilidad separada.

Proyecto en consorcio. Un proyecto en consorcio, en contraposición a un proyecto individual con una subcontratación, radica en que esta segunda empresa tiene condición de beneficiario de la actuación subvencionada, por lo que tiene los mismos derechos y responsabilidades con el gestor de la ayuda, teniendo que firmar los mismos compromisos que la primera empresa, además de un acuerdo de colaboración / consorcio entre ellas. Sin embargo, cuando se subcontrata a un tercero, éste no tiene responsabilidad sobre el proyecto ni derechos sobre el mismo, recayendo toda responsabilidad sobre el beneficiario.

Auditoría: Cuando una ayuda lo requiera, la empresa contratará a un auditor externo que realizará la auditoría económica de los gastos realizados en el proyecto o inversión, comprobando éste y dando fe de que todos los gastos imputados al proyecto se corresponden con los realmente realizados y que se ajustan a los requisitos de las bases y la convocatoria.

Incompatibilidad entre ayudas: La mayoría de las ayudas son incompatibles entre ellas. Sin embargo, en caso de que las bases de un instrumento permitan la compatibilización entre dos ayudas específicas, estas nunca deben cubrir un gasto ya financiado, es decir, no se puede tener una ayuda por más del 100% de la actuación realizada ni sobreimputar gastos.

Ir a la Oficina de Ayudas