Bonificaciones a la Seguridad Social: un seguro desde el minuto uno
Sector TIC de Andalucía

Bonificaciones a la Seguridad Social: un seguro desde el minuto uno

Si tienes personal dedicado a la I+D+i el 100% de su tiempo, puedes sin más dilación bonificarte un 40% de su cuota a la Seguridad Social por contingencias comunes.

En este post te contamos las ventajas que supone la bonificación, las condiciones para solicitarla y cómo se justifican a posteriori.

El Real Decreto 475/2014 , de 13 de junio, sobre bonificaciones en la cotización a la Seguridad Social del personal investigador tiene por objeto establecer una bonificación del 40 por ciento en las aportaciones empresariales a las cuotas de la Seguridad Social por contingencias comunes al personal investigador así como regular el procedimiento para su aplicación. Atención: la bonificación del 40% no se aplica al total de la cuota, solo a la parte de contingencias comunes.

En la cuota se incluyen distintos conceptos:

  • Contingencias comunes: se cubren aspectos como la enfermedad común, el accidente no laboral, la jubilación, el descanso por maternidad o paternidad, el riesgo durante el embarazo o el riesgo durante la lactancia natural.
  • Contingencias profesionales
  • Horas extraordinarias: se cotiza por las horas realizadas de forma extra a las que corresponden a la jornada laboral.
  • Desempleo: es la cotización que se utiliza para el pago del paro o prestación por desempleo.
  • Fondo de Garantía Salarial: una parte de la cotización se destina a fondo de garantía salarial que se utiliza en caso de impago del empresario.
  • Formación Profesional: finalmente, otra parte de la cotización se utiliza para cursos de formación del trabajador.

Sin embargo, la parte de contingencias comunes es la más elevada, por lo que el ahorro del 40% sigue siendo atractivo en cualquier caso.

Compatibilidad con otras ayudas

Las bonificaciones a la Seguridad Social en condiciones normales son compatibles con la mayoría de los instrumentos de ayuda existentes, siempre y cuando no se subvencione más del 100% de la cuota empresarial y/o más del 60% del coste total del trabajador.

Sin embargo, salvo que tengas el Sello de Pyme Innovadora, la bonificación a la Seguridad Social es incompatible con la Deducción fiscal por actividades de I+D+i, en cuyo caso tendrás que elegir cuál de los dos instrumentos te resulta más atractivo.

Requisitos de la empresa

Las entidades o empresas beneficiarias de las bonificaciones deberán estar al corriente de pago de sus obligaciones con la Seguridad Social y no haber sido excluidas de los beneficios de los programas de empleo por la comisión de infracciones muy graves según lo previsto en el artículo 46 del Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto.

No pueden aplicarse la bonificación la Administración General ni los Organismos Públicos regulados por la Ley 6/1997, de 14 de abril, las Administraciones Autonómicas o corporaciones locales y sus organismos o cualquier otro ente público exento del Impuesto sobre Sociedades.

Por lo tanto, salvo infracción grave, cualquier empresa privada puede ser beneficiaria.

Requisitos de los trabajadores

Tendrán derecho a dichas bonificaciones los trabajadores incluidos en los grupos 1, 2, 3 y 4 de cotización al Régimen General de la Seguridad Social, que, con carácter exclusivo y por la totalidad de su tiempo de trabajo en la empresa dedicada a actividades de I+D+i, se dediquen a la realización de las citadas actividades. Por lo tanto, deben estar contratados en alguno de estos grupos de cotización y deben destinar el 100% de su tiempo a estas actividades, sin importar el número de horas de su jornada laboral.

Es importante destacar que deben ser actividades de I+D, no solo participar en una empresa que se dedique a ello o en proyectos de este tipo. En otras palabras, quedan excluidas tareas de gestión, dirección, administración, marketing, etc.

El contrato de los trabajadores puede ser indefinido, en prácticas o por obra y servicio. En este último caso, el contrato deberá tener una duración mínima de tres meses.

Sin embargo, quedan excluidos aquellos trabajadores cuya relación laboral sea de carácter especial según el art. 2 del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo.

Tampoco pueden, en términos generales, bonificarse personal contratado que sean subvencionados con fondos públicos y dicha financiación incluya también las cuotas empresariales de la Seguridad Social.

Cómo se solicita

La propia empresa o su gestoría, a través del sistema RED, tendrá que tramitar ya sea un nuevo trabajador o uno existente, la inclusión de los trabajadores como personal trabajador en I+D+i  e identificar en la cotización el código CD07, además de subir un certificado firmado por un representante de la empresa, dando fe de que el 100% de la labor del empleado consiste en tareas de I+D.

A partir de ese momento y de forma automática, el trabajador empezará a tener su cuota bonificada.

Cómo se justifica

Dependiendo del número de empleados que la empresa se esté bonificando, hay dos posibles caminos:

De 1 a 9 empleados bonificados: tendrán que realizar una memoria que soporte las actividades realizadas por los trabajadores durante el año, así como una descripción de los puestos de trabajo bonificados, para poder presentar en el caso de una Inspección de Trabajo o un requerimiento por parte de la Seguridad Social. Por lo tanto, no requieren de una justificación activa, sino de disponer de una documentación de soporte en caso de inspección o requerimiento.

Con 10 o más empleados bonificados:

En el caso de entidades que soliciten la bonificación de 10 trabajadores o más tendrán que solicitar, al final del ejercicio fiscal, un Informe Motivado Vinculante (IMV) al MINECO. Acto seguido, tendrán que ponerse en contacto con una entidad Certificadora, la cual realizará una auditoría técnica y emitirá un informe sobre las actividades realizadas por los trabajadores, el cual se adjuntará al IMV.

En resumen

Las bonificaciones a la Seguridad Social son un instrumento sencillo de solicitar que dan rédito desde el primer momento a las empresas beneficiarias. Para empresas TICs en general y en concreto startups que están desarrollando su producto innovador y no tienen aún beneficios, es la forma más rápida y sencilla de obtener ayudas públicas, al convertirse en una reducción de sus costes fijos de manera inmediata.

Ir a la Oficina de Ayudas